La decisión de Twitter de suspender indefinidamente la cuenta de Donald Trump a menos de 15 días de que deje de ser Presidente de los EEUU ha generado una inevitable y necesaria polémica. Si las Redes Sociales se han convertido en parte de la gasolina de la maquinaria política (y de la sociedad actual) la manera de regular su funcionamiento es algo imprescindible para evitar cuestiones como esta o el propio escándalo de Cambridge Analitica que auspició el Brexit. La cuestión es saber si este control y regulación es algo que deba recaer en los agentes privados o si estos tienen que tener una posición absolutamente neutral y dejar exclusivamente en manos de la ley esta regulación. En Ciencias Poplíticas no os damos nuestra opinión, sino que os contamos lo que defiende cada parta y las implicaciones que puede tener cada uno de estos escenarios para que os hagáis vuestra propia idea.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.