Skip to content

Domingo y un corazón que lo apartó del volante

Esta historia, esta imagen, quizá no te deje el regusto de otros relatos que has escuchado en Retrato Sonoro. Domingo te cuenta cómo tuvo que abandonar pronto algo que adoraba. Pero no lo hace triste, quizá, entre líneas, puedas leer la pasión con la que habla de lo que más quería en el mundo: su profesión, camionero.

12063903_977513868954110_1215456487_n
Un camión que usó Domingo en su periplo profesional.
En su infancia y juventud, Domingo en un pueblo de la comarca zamorana de Sanabria, tenía un sueño: conducir. Más concretamente camiones. Trabajando en las labores del campo en las que se movió en su juventud, anhelaba salir de allí para poder alcanzar un día el volante de un camión y dedicar su vida laboral a ello.

Nos cuenta como consiguió su objetivo, la relación que entabló con sus vehículos, con la carretera, con compañeros de profesión y otras figuras que rodean al mundo del transporte y las vías por las que circulan. Como nos hace un repaso de diferentes circunstancias y anécdotas que rodearon sus andares camioneros en una época en la que los camiones, las carreteras y medidas de seguridad no son las de hoy. Bueno, ya lo irás escuchando, porqué su anhelo y objetivo se truncó.

Te invito a escucharlo.

La música es de Emilio Souto, de Loureda y las puedes encontrar en Jamendo. El apoyo en las voces y algún consejo de Mertxe y Felipe. Ana y Rosalía aportan su voz e inocencia y Patricia su crítica constructiva.