Francisco González Ledesma

Sospechoso:  Francisco González Ledesma, también conocido como, el Jefe de la banda. 

Acusación: autor prolífico donde los haya. Comenzó muy joven a escribir debiendo utilizar múltiples seudónimos para esquivar la censura franquista. A la muerte del dictador se convierte en una de las referencias dentro del género criminal tanto dentro como fuera del país. Su obra es imprescindible para todo lector de novela negra que se precie de tal.

Cómplices: el inspector Méndez, policía que cree más en la justicia de las calles que en la de los jueces. Cínico y descreído pero de buen corazón. Las calles de Barcelona, más concretamente las del Raval, con sus manguis, prostitutas y buscavidas varios, son socios inseparables de este autor.