Skip to content

Unos señores encorbatados (y muy amables) me confundieron con un tal Kaplan en el restaurante japonés donde conversaba tranquilamente con la señorita MacGuffin. Después de secuestrarme y llevarme en un Seat Panda a un chalet de las afueras de Marbella, un hombre con bigote empezó a preguntarme si sabía donde estaba su abrelatas eléctrico Philips. Miré alrededor y justo encima de la mesa del té, al lado de una lata de aceitunas rellenas de anchoa, estaba el artefacto. El suspense nunca fue lo mío, se le daba mejor a mi mayordomo Alfred.

Los contenidos de este episodio son:

La música de este episodio es de los álbumes:  horizons de Liquid Frame (Jamendo) y Omnibrain de Omnibrain (Jamendo).